©2019 by BOO ART.

Silla "Caricias"

Esta antigua silla forjada de hierro es una auténtica superviviente que nos revela todas las secuelas de las inclemencias sufridas durante toda una vida a la intemperie.

Vivir a flor de piel, rozando con el mundo, reafirma nuestra existencia y desencadena lo que somos. Nuestros poros respiran: inhalan y exhalan la brisa fresca, la calidez del sol, la hierba regada, las gotas de lluvia, las caricias… Las caricias gratuitas de amistad, ternura o pasión, en realidad, de saberse protegido.

Quizá para esta silla, la atención prestada en su restauración, haya sido la caricia más bella. Las cicatrices enseñan pero las caricias también.